PAÑALES, TACONES Y LAPTOP

Cuando mi Tiqui Mayor tiene un poco más de 1 año la vida me obliga a retomar sola la franquicia que en esa época tenia y aunque era sencilla de llevar porque casi todo lo podía hacer en casa había actividades en las que tenia que salir, como los viernes en la tarde que era el día de cobro. 
Entonces después de la siesta de Santi me pintaba los labios armaba una pañalera que pesaba por la computadora, me calzaba unos incomodos y nada prácticos (para mi) tacones y me disponía a comenzar una aventura juntos, recuerdo que la primera vez fui a buscar a una amiga también mamá para que nos acompañara, y en la primera parada yo me parqueo, apago el carro y me dispongo a bajar a mi chico cuando me aconseja mi acompañante que mejor deje al bebe con ella, porque no me iban a ver como una profesional a la empresa que debía entrar, sin estar muy de acuerdo accedo a la sugerencia pero sabia que esto solo era temporal, que siempre alguien no podría acompañarme y que simplemente debía acostumbrar a los ojos de otros que los niños no son  auditores que vienen a cerrar la empresa y que UNA MAMÁ PUEDE COMBINAR PAÑALES, TACONES Y LAPTOP.
 
Al viernes siguiente me armo de valor, muchas meriendas y toneladas de paciencia y comienzo la travesía juntos nuevamente, pero esta vez solos y recuerdo como si fuera hoy el rostro de las empleadas de  la compañía que esa tarde visitaba, no era una expresión de desacuerdo era la imagen de mamás que al ver a mi hijo se transportaron por instantes a sus casas para pensar en los suyos.
 
Desde ese día pasaron 5 años más antes de que le dijera adiós a ese negocio, donde casi todos los viernes me acercaba con Mi Guardaespaldas (como le llamaban algunos a mi Santi, luego por poco tiempo alcanzo a ser plural esa palabra cuando me llevaba a Gabo) a las empresas que con el tiempo se ganaron un espacio en el corazón de los dos.
 
Hoy le doy las Gracias a las que esperaban a mi Tiqui con un dulce para ganárselo o que le regalaban una hoja y un lápiz para que yo pudiera trabajar mas relajada.
 
Hoy creo en las combinaciones que antes ni siquiera vislumbraba, HOY CREO QUE SE PUEDE ALCANZAR LA LUNA CON UN PAÑAL Y UN LAPTOP EN LA MANO.
 
Bonita Vida, llena de días Arcoiris…con mucho color.
 
Meli.
Gracias por pasearte por aquí y suscribirte
Un abrazo Arcoiris,
Meli.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like